Reconstrucción del linfedema

La función más importante del sistema linfático es absorber y transportar las moléculas grandes que no pueden ser recolectadas por las venas y los capilares venosos.

El linfedema es la acumulación de líquidos y proteínas en una extremidad, y se ocasiona por alteraciones en el sistema linfático. Por lo general comienza en la parte más alejada de la extremidad (mano, muñeca, pie o tobillo).

Las pacientes postoperadas de cáncer de mama que reciben radiación o que les fue removido uno o más ganglios de la axila, tienen mayor riesgo de desarrollarlo.

Actualmente el tratamiento se centra en vendajes y masajes. Sin embargo, la cirugía permite hacer la reconstrucción del sistema linfático mediante la transferencia microquirúrgica de tejidos linfoides, restablecimiento de canales linfáticos, liposucción o la combinación de estas técnicas.

Este procedimiento no cura el linfedema, pero en la mayoría de los casos, disminuye la gravedad y complicaciones mejorando la calidad de vida del paciente.